El príncipe de las tinieblas. El hombre que arruinó los planes de Bin Laden

38,00 IVA incluido

Pécau, Duval, Blanchard y Kordey

Traductor: Elisa Barquín Miranda

Páginas: 192

Medidas: 222X292 milímetros

Encuadernación: Cartoné

Idioma: Castellano

ISBN: 978-84-17318-45-1

Todos conocemos las consecuencias de eventos dramáticos a lo largo de la historia, pero ¿podría haber sido de otra forma? ¿de una mejor o una peor? Los autores de la genial serie Día D nos plantean distintos posibles finales a sucesos de la historia. En esta entrega lo hacen en torno al terrorismo islámico, planteando un devastador 11 de septiembre que nunca ocurrió.

Los autores cuentan un relato entretenido que, quizá, es el momento más significativo del siglo XXI, creando una atmósfera creíble, con personajes que existieron y que te sumergen en la historia desde la primera página.

El dibujo realista del mítico ilustrador con más de 40 años de experiencia Igor Kordey ayuda a crear una atmósfera política sombría, cuyas expresiones humanas nos muestran incluso lo grotesco de algunas decisiones tomadas por los personajes en temas tan delicados que afectan a toda la sociedad. Una especie de thriller realista lleno de ritmo que no te permite apartar el libro hasta que lo acabas.

Descripción

¿Y si los atentados del 11 de septiembre de 2001 se hubieran evitado? ¿Y si la Segunda Guerra del Golfo no hubiera sucedido? La serie francesa de culto Día D explora en esta nueva entrega en tres actos, una alternativa a otro suceso histórico real que hubiese podido tener un desenlace menos trágico.

13 de diciembre de 2004. John Kerry está a punto de convertirse en el 44.º presidente de los Estados Unidos después de haber derrotado a George W. Bush hijo en las elecciones.

John O’Neill, el “Príncipe de las Tinieblas”, un «Satanás que trabaja hasta tarde y viste de Gucci», conoce la historia secreta de esta victoria. Gracias a este agente del FBI y a su amigo de la CIA Bob Baer, los Estados Unidos del presidente Kerry viven en paz, las Torres Gemelas del World Trade Center se alzan con orgullo en la costa neoyorquina y Osama Bin Laden es solo una amenaza del pasado.

Año 2006. Tras la destitución de Sadam Husein a manos de los iraquíes, el país oriental da la bienvenida a la democracia, acelerando la llegada de la primavera árabe. Aunque debilitados, Bin Laden y Al Qaeda siguen en activo y, a pesar de las advertencias, los Estados Unidos hacen oídos sordos para no comprometer sus intereses petroleros. Bob Baer y John O’Neill, ahora director del FBI, saben que Bin Laden todavía representa un peligro real para los Estados Unidos. Juntos, tendrán que volver a forzar el destino.

Para el “Príncipe de las Tinieblas”, todo empezó en 1996 en Arabia Saudita, cuando oyó por primera vez el nombre de Bin Laden y siguió su intuición al explotar las torres de Khobar. En esa época, él era el único que sospechaba el peligro mortal que Al Qaeda representaba para los Estados Unidos…

Te puede interesar: