La jauría

26,00 IVA incluido

Cédric Simon y Eric Stalner

Basado en la novela de Émile Zola

Traductor: Fabián Rodríguez Piastri

ISBN: 978-84-17318-67-3

Páginas: 128

Medidas: 21,6X28,6 milímetros

Encuadernación: Cartoné

Corrosiva crítica social en una adaptación de la novela de Emile Zola, “la pintura auténtica del derrumbamiento de una sociedad” según su propio autor.

Adaptar una novela no es fácil y menos aún si se trata de la obra de Émile Zola. Los autores narran de manera magistral este cómic, una representación cruda de la alta sociedad parisina del siglo XIX. Dos historias paralelas construyen un proyecto complejo pero resuelto de manera exquisita, en el que es fácil sumergirse, con un tratamiento y uso del color que nos transmite cada emoción y vivencia de los personajes.

Descripción

13 de enero de 1852. Tras el golpe de estado que vio a Luis Napoleón Bonaparte tomar el poder, Aristide Rougon llega a París con su esposa, Angèle y su hijo Maxime. Sabe que podrá hacer una fortuna, quiere aprovechar el oro que fluye por las venas de la capital. Cambia su nombre a Aristide Saccard y sin escrúpulos, engaña, roba y manipula hasta a sus más allegados. Tras la muerte de su primera esposa se casa con Renée, mucho menor que él, quien trata de vencer el aburrimiento derrochando su fortuna y probando el gozo de lo prohibido. En medio de su hastío, decide mantener una frenética relación con el hijastro que ella  misma ha criado. Una brillante ambientación del Segundo Imperio en París entre el dinero, la violencia y la decadencia.

 

Reseñas

La jauría (Comic para Todos)

20/03/2020

Y es que La jauría es una obra bastante variada. Podría haberse quedado en la mera explosión de un taimado más o menos simpático al principio, pero Zola entra en muchos terrenos, y eso da a Stalner muchas posibilidades en su dibujo. Es un acierto total el diseño del protagonista. El estilo del ilustrador, levemente caricaturesco, es perfecto para que la historia eche a andar, para que lo haga con alguna escena casi onírica como la que preside la cubierta del libro. Esa caricatura la conjuga con un dibujo bello, tanto para el retrato de sus personajes, sobre todo los femeninos, como en la puesta en escena, tanto en las secuencias de pura usura como incluso en las de sexo, o también en las mencionadas metáforas que casi se plantean como si fuera una secuencia musical de una película en la que el montaje jugara un papel esencial, el mismo que aquí desempeña la composición de la página, siempre ideal y sin necesidad de romper una estructura clásica.

 

La Jauría (Crónicas Literarias)

21/02/2020

Éric Stalner pinta un siglo XIX creíble y preciso. Muy destacable es la genial recreación de la arquitectura exterior, decoración interior o ropa y accesorios de los protagonistas. Un desafío atrevido que te lleva a leer La Jauría en tu sillón, bien maravillado por lo que tienes entre manos. Una obra maestramente adaptada con una red de amores imposibles, una pintura del capitalismo amoral, un episodio en la historia de la Ciudad de la Luz, en la que obviamente también tenían lugar cantidad de sombras.

 

La Jauría de Cédric Simon y Eric Stalner (Séptimo y Noveno)

21/02/2020

Si a las bajas pasiones le añadimos el desbordamiento de los apetitos, creamos el germen de la amoralidad. Como se describe en La Jauría. Ponent Mon imprime maravillosas ediciones a un ritmo de periodicidad habitual, con pleno acierto en sus títulos. Convirtiéndose en una casa editora de obras muy interesantes, con un catálogo muy sugerente y cuidado. La edición de La Jauría es un tomo con papel mate grueso y tapa dura.Finalmente un obra magistralmente adaptada.

 

La Jauría; un ácido retrato del segundo imperio (La Comicteca)

20/02/2020

Un ácido retrato naturalista de una sociedad desarraigada, arribista y enferma. Una sociedad dispuesta a vender su pasado, y sus principios, por un puñado de francos. Cédric Simon y Eric Stalner toman el relevo y adaptan a formato cómic esta novela, publicada en el año 1871. stamos ante una adaptación modélica del libro homónimo de Emile Zola. Algo destacable debido a la profundidad y sutileza del material de origen. Un trabajo que en lo gráfico gana al poder retratar visualmente esa Francia mutable y en ebullición del segundo imperio . Un buen cómic, una buena adaptación y una obra demoledoramente actual, por desgracia. Los emperadores y reyes vienen y caen, pero la condición humana siempre permanece esperando la mínima ocasión para aflorar y consumirnos.