Soy Cátaro 1

39,00 IVA incluido

Pierre Makyo y Alessandro Calore

Integral
DISPONIBLE A PARTIR DEL 23 DE SEPTIEMBRE

Traductor: Fabián Rodríguez Piastri

ISBN:978-84-17318-44-4

Páginas: 204

Medidas: 21,8X29,8 milímetros

Encuadernación:Cartoné

Cuando la Inquisición persigue a los herejes cátaros, Guilhem el sanador, teme por su vida y pierde la memoria luchando contra una sombra ¡Una historieta espléndida y un relato histórico sólido!

 

Descripción

Este relato que se desarrolla en la Edad Media es una lección de catarismo. La leyenda cuenta que Guilhem Roché perdió la memoria después de una amarga lucha contra el caballero de la sombra. Cuando despertó, fue rescatado por un anciano sanador llamado Emeric, quien se convierte en su maestro. Guilhem no tarda en labrarse una reputación como sanador milagroso, lo que obrará en su contra cuando la Inquisición sea informada de sus poderes y lo encarcele.

A lo largo de esta historieta, Makyo apoya su trama en el paso de su protagonista por tierras occitanas buscando sus recuerdos entre encuentros y desencuentros con su amada Nita. En ese tránsito entra en contacto con los cátaros, sus perseguidores y defensores. Los cátaros culparon a la Iglesia por su abuso de poder y su riqueza ostentosa, lo que les valió la persecución constante, especialmente desde la cruzada albigense en 1209.

Cuando tenemos delante un libro con un relato histórico, es necesario un hilo conductor de ficción para poder hacer la obra, y si cabe la serie. Y es en ese arte de ficcionar donde se pueden encontrar volúmenes como el presente, relatos muy bien contados por Pierre Makyoque, si son comparados con otras historias o leyendas del pasado, podrían haber ocurrido perfectamente.

Nos encontramos aquí con un escenario creíble desarrollado de manera inteligente, donde ayuda mucho la documentación acerca de un momento histórico determinado como es la Edad Media y las creencias de entonces, plasmando también personalidades en cada personaje de una manera compleja.

Sobra decir que el dibujo no tiene desperdicio, te transporta a un momento de la historia de un solo vistazo gracias a sus detalles y precisión. La colorista Claudia Chec utiliza una paleta de color idónea no solo para una época determinada, sino también para hacer uso de los saltos temporales. El dibujo del italiano Calore acompaña bien a la historia, luciéndose sobre todo al plasmar paisajes, castillos y fortalezas. Para muestra una imagen de la ciudad de Carcasona y de la misma ciudad medieval imaginada por el diseñador.

Este integral recoge cuatro episodios que van narrando los avatares de Guilhem por la Francia medieval de comienzos del siglo XIV: El perfecto inhallable, Imperdonable perdonado, Inmensidad recobrada y La levedad del mundo.

Reseñas

‘Soy cátaro. Integral 1’, preciso viaje a la baja edad media (Fancueva)

21/02/2020

Makyo plantea ‘Soy cátaro’ como una lección en sutileza de la que ir entresacando pequeñas ideas aquí y allá que quedan encerradas en un conjunto en el que drama y aventura se mezclan por igual aderezadas, y esto resulta muy sorprendente, con cierto elemento fantástico que hace que el conjunto suba considerables enteros. Centrados los dos primeros álbumes de los cuatro aquí contenidos en intentar desvelar el misterio que rodea a su personaje central, un amnésico sanador llamado Guilem Roché, y los otros dos en ir abundando en la soberbia reconstrucción histórica que se hace de tan oscura época del viejo mundo, los muchos hallazgos que, en términos de personajes, concurren en Guilem, son también compartidos por un amplísimo elenco de «secundarios» con mayor o menor peso en el discurrir de la acción que, de alguna forma, en contraposición al protagonista, van definiéndolo sin ambages. En ello ayuda el extraordinario trabajo de Alessandro Calore a los lápices y tintas y el no menos magnífico tratamiento cromático que, con esos tonos apagados que, por defecto, casi todos asociamos al medioevo, aplica Claudia Chec. El resultado de maridar tan potentes frentes es un tebeo que se lee con considerable intensidad y fruición y que nos deja ese buen sabor de boca que es sempiterno garante de que, cuando salga su segunda entrega, estemos esperándola con sumo interés.